Search

Castillos de Arena


¡He comenzado un nuevo cuerpo de trabajo! Se llama Castillos de Arena y es continuo, hasta ahora así han sido mis cuerpos de trabajo, se abren puertas de la imaginación que permanecen abiertas. Creo que todos los trabajos que he hecho están relacionados unos con otros y a la vez son independientes, son parte de una misma investigación personal que a veces se siente universal.

Esta vez he incorporado elementos cotidianos que están en mi entorno. Por meses he tomado fotos de la arquitectura de la ciudad donde vivo, en especial atraen mi atención la herrería de las fachadas, en Mérida les llaman “protectores”, su función es doble porque mantienen la casa segura y además son elementos decorativos.

A su vez he estado consultando un libro que, desde que me lo regalaron en el 2017, se ha vuelto tradición para mi leerlo cada año, se llama “When Things Fall Apart” de Pema Chödrön. Entre tantas cosas este libro habla del ego (la identidad que tan ferozmente defendemos pero que en realidad es una ilusión), habla de la impermanencia natural de la vida, de la pérdida y de la muerte. Hay un párrafo en ese libro que fue el origen de la idea global detrás de esta nueva serie de trabajo:


“ Somos como niños construyendo un castillo de arena. Lo embellecemos con hermosas conchitas, madera y piezas de colorido cristal. El castillo es nuestro, fuera del alcance de otros. Estamos dispuestos a atacar si alguien amenaza con romperlo. Pero a pesar de todo nuestro apego, sabemos que la marea vendrá inevitablemente y se llevará el castillo de arena. El truco está en disfrutar de él totalmente pero sin aferrarse, y cuando el momento llegue, dejar que se disuelva en el mar.

Dejar ir las cosas es a veces llamado desapego, pero no con la cualidad remota o distante asociada con esa palabra. Este desapego tiene más amabilidad y más intimidad que eso. “


En algún momento de reflexión después de haber leído ese párrafo, me pareció que mi ego se siente como una caja rodeada de rejas que lo resguardan, es un lugar extremadamente pequeño y limitado, no importa todo lo brillante y atractivo de esa caja, al final del día sigue siendo eso, un espacio reducido. Me puedo imaginar a mi espíritu dentro de esa caja, consciente de lo que está pasando, tratando de conectarse conmigo, pero en cambio, yo estoy tan enfocada en mantener, cuidar y adornar la caja que soy incapaz de escuchar sus mensajes.

Estas casitas, cajitas y esferas diminutas son una representación del ego, muchas veces habrá un habitante misterioso, completamente consciente y rodeado de energía, otras veces la casita permanecerá cerrada con su bella herrería protectora para asegurar que nadie pueda entrar o salir.


Así iré narrando de manera visual lo que en mi opinión es la relación entre esas dos partes del ser humano… de alguna manera, mi trabajo es una constante documentación del aprendizaje que me gustaría llevar a cabo hasta el día en que me muera, es la historia de la disolución y formación ininterrumpida de mi ego, capas desaparecen y nuevas se forman, yo escribo y dibujo los avances y retrocesos de esa historia, a veces soy solo testigo y otras tantas me identifico y apego a esas capas que inevitablemente (y qué bueno que así sea) llegarán a su fin.


0 views
  • Grey Instagram Icon
  • Grey Facebook Icon
logo-2020-01.jpg