Out of the closet!!! (en español)

my-journy-with-pain

Yesterday I came across an article at suki‘s facebook page mentioning “suffering the silence”, a great project that is shedding light upon chronic illness and the fact that silence is one thing that the majority of sufferers have in common. Is this simply… we do not talk about our illness to almost anyone. In my case few people know about this “secret” and to be honest I just have conversations about my pain with my husband and sometimes, once a month with my IC meetup group. My best friends and new friends don’t know anything about this, not even the rest of my family. No wonder very often I feel isolated and like a weird alien, because I think that I’m the only one with 30 years old and suffering from an invisible chronic illness. Well, reading suffering the silence has change this feeling instantly. All of the sudden I feel connected again, I’m not a weird alien, I’m just a woman who happens to live with chronic pain!

So this aha moment, where I’m feeling acceptance about myself, has lead me to believe that is time to come out of the closet and also, of course, to make a paper cut piece about how my pain makes me feel physically and emotionally.

Ok, here I go. I have Interstitial Cystitis (IC) and pelvic pain, that doesn’t mean that I have infertility (I mention this because I know some people will think that maybe that’s the reason I don’t have kids yet, hahaha) anyways, IC is a painful condition that affects the bladder. For some reason I have tiny open wounds in the bladder lining that can’t heal, I only can manage this with diet changes and lifestyle modification. Having pain in the bladder causes that the muscles around, better known as the pelvic floor, tighten and constrict blood vessels and nerves causing a tremendous amount of pain that also has to be manage with lifestyle modification and relaxation techniques. I’ve had this two conditions for 4 years now, there isn’t a cure but I firmly believe I’m healing. I know it sounds weird and crazy but pain has made me compassionate, has taught me to really listed to my body and be mindful. Because of pain I learned how to meditate and how to stop and be still in the middle of the storm, I’ve learn how to stay there with my frenemy, feeling my body pulsing and spasming. It’s a raw experience and I don’t wish this upon anyone, but somehow I have grown, I’m not the same person that I was 4 years ago, angry at myself, angry with everybody without pain, carrying a lot of resentment towards me and my beautiful body! I’m learning how to forgive and to let go of my muscles and of people that hurt me, including myself. Didn’t know how to do that before…

I think maybe this was the only way to unveil my true self, being as stubborn as I am. Thankfully there’s a person by my side who has believed in me unconditionally and that reminds me everyday that I’m loved and brave and strong, that he will be here with me no matter what. He doesn’t try to find a solution to this riddle, he accepts me and is there by my side as a mirror where I can find love for myself again when I get lost in the darkness of my pain. My strong and wise man.

I’m writing this not because I want pity, in fact I HATE pity. I’m writing because I need to, that’s it. I don’t feel ashamed of my pain anymore, in fact today I feel that I can talk to anyone about this… I feel strong and a little bit more free. My relationship with pain has taught me that strong people is not only the healthy people that do amazing things, strong people is everywhere even if we don’t run marathons or lift heavy weights. Even if it’s not obvious.

Hope this brings more awareness about the fact that young people also have chronic illnesses. I used to think that only old people suffer pain and illness, I got to discover the hard way the truth, right?

The fact is that we can believe we know someone but in reality we just know what they want to show us.

———————————————- – – –

Ayer me encontré un artículo en la página de facebook de suki que mencionaba a “suffering the silence”, un proyecto que saca a la luz el hecho de que las personas que sufren de enfermedades crónicas, usualmente lo mantienen en secreto, es decir, sufren en silencio y el silencio. Asi de simple pero poderoso. No platicamos de nuestro padecimiento de salud con casi nadie. En mi caso muy pocas personas saben que yo tengo una enfermedad crónica que me causa mucho dolor. En realidad con las únicas personas que converso activamente este tema son: mi esposo y a veces, una vez al mes, con un grupo de mujeres que sufren la misma condición que yo. Ni mis amigas de toda la vida, ni mis nuevos amigos, ni el resto de mi familia (es decir tios, primos y demás) saben de esto. Por eso frecuentemente me siento aislada y como un bicho raro y desafourtunado ya que por alguna razón he creido que soy la única persona de 30 años con un padecimiento de este tipo. Bueno pues ese sentimiento de aislamiento cambió instantáneamente cuando leí “Suffering the silence”, saber que hay miles de personas, de mi edad que están en una batalla muy parecida a la mía me hizo sentir conectada de nuevo, no soy un bicho raro, soy solo una mujer de 30 años que tiene dolor crónico.

Así que este momento, en donde estoy sintiendo una gran aceptación hacia mi misma y mi condición de salud, me ha llevado a creer y sentir que es tiempo de salir del closet! Y claro también, siguiendo la escuela de Frida Kahlo, pienso hacer un pieza que represente lo que mi enfermedad me hace sentir física y emocionalmente.

Bueno, aqui voy. Yo soy Karla y tengo Cystitis Interstisial y dolor pélvico desde hace 4 años. Esto no quiere decir que tenga infertilidad, lo menciono porque sé que algunas personitas especiales van a pensar que quizá esta sea la razón por la cual no tengo hijos aún, jajajaja!

Bueno pues la cystitis interstisial es un padecimiento en la mucosa de la vejiga. Por alguna razón que nadie sabe, pequeñas heridas aparecen en esta parte y no son capaces de sanar, esto causa gran cantidad de dolor!!! existen varios tratamientos pero el más efectivo es a través de dieta y cambios en el estilo de vida. Tener dolor en la vejiga causa que todos los músculos que están al rededor, o sea los músculos del área pélvica, se pongan hiper tensos comprimiendo nervios y vasos sanguíneos causando tensión crónica y dolor no solo en esta parte sino también en espalda baja y abdomen bajo. Para controlar la hipertensión muscular y el dolor el mejor tratamiento es hacer ejercicios de relajación y de nuevo cambios en el estilo de vida. Ninguno de los dos padecimientos tiene cura definitiva pero yo creo firmemente que estoy sanando. Verán, no es lo mismo curarse que sanar…

Se que suena descabellado pero el dolor es un eficaz maestro aunque muy duro, gracias a él he aprendido a entender y sentir el significado de la palabra compasión, a escuchar mi cuerpo y a estar consciente de él. Gracias a mi dolor aprendí a meditar y como mantenerme quieta y callada en medio de la tormenta. He aprendido a tomar de la mano a mi amigo-enemigo cuando estoy sintiendo su invasión en mi cuerpo pulsante y con espasmos. Es una experiencia muy cruda y no se la deseo a nadie, pero me crean o no, me ha hecho crecer. No soy la misma persona que era hace 4 años, furiosa conmigo, con otras personas que no tienen que sentir dolor día tras día y cargando toneladas de resentimiento hacia mí y mi hermoso cuerpo. Este dolor me está enseñando a perdonar y a soltar, no solo mis músculos, sino también a las personas que me han lastimado, incluida yo! Les juro que no sabia hacer nada de esto antes.

Pienso que, siendo tan terca como soy, tal vez esta era la única manera de revelar mi verdadero caracter. Gracias a la vida y algo que yo llamo Dios tengo a una persona a mi lado que ha creído en mi incondicionalmente y que me recuerda, todos los días, que soy muy amada, valiente y fuerte y me dice claramente “yo siempre voy a estar aquí para ti”. Él no trata de resolver este complicado acertijo, simplemente me acepta a mi y a mi dolor. Esta ahi como un espejo en donde encuentro amor propio cada vez que me pierdo en la oscuridad de mi enfermedad, mi sabio y amoroso compañero. Escribo todo esto no porque quiero que sientan pena por mi, o por nosotros. Pienso que pobretear a una persona y sentir pena por el/ella es deshabilitarla. Escribo esto porque tengo ganas, ya no me siento avergonzada de mi dolor, de hecho siento que hoy puedo tener una conversación con cualquiera acerca de esto. Me siento fuerte y un poco mas libre. Mi relación con el dolor me ha enseñado que las personas fuertes nos son solo aquellas llenas de salud que hacen cosas increíbles, personas fuertes las hay en todos lados incluso si no corren maratones o levantan pesas, incluso si la fortaleza no es obvia.

La cosa es que podemos creer que conocemos a alguien pero en realidad la gente solo muestra lo que ellos quieren que percibamos.

Posts created 53

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Related Posts

Begin typing your search term above and press enter to search. Press ESC to cancel.